Buscar
  • Valentina

5 cosas que aprendí sobre la soledad en 5 años viajando...

Ahora llega el turno de algunos aprendizajes más dolorosos (y posiblemente los más potentes) en mis 5 años de estar viviendo y viajando por el mundo...


soledad en un playa kiwi, cuando cumplía mis primeros 6 meses afuera de mi país...

Este post es parte de una secuencia de 5 artículos con 5 aprendizajes sobre distintos aspectos de la vida viajera que quiero compartir con ustedes...


Empecé hablando de aquello que me hubiese gustado saber antes de salir sin boleto de vuelta, pasé a hablar de aprendizajes sobre viajar y trabajar... y ahora me meto de lleno a unos de los terrenos más dolorosos y temidos de la vida de viajes....


Vamos por la tercera......


1. La soledad en los viajes se hace más difícil cuando intentamos silenciar lo que nos genera (o hacernos las/os b*$%&*s)...


Esto lo aprendí de la mano de otras y otros viajeros... Cuando escuchaba de gente que directamente no hablaba con sus seres queridos para no extrañar, para no sentirse peor...Que me decían que no estar encontacto con sus afectos les hacía más fácil el día a día...


Así muchas y muchos pasaban los meses en un "entre" y cuando llegaba la hora de la verdad (o de la videollamada) todo costaba el doble....


No quiero decir que hay un ritmo ideal , ni una fórmula que diga cada cuánto hay que llamar a la abuela... pero mantener un hilito (por más delgado que sea) y ser capaces de aceptar que el "extrañar" es parte del juego y del precio a pagar nos ayuda a elaborar estrategias, a pedir ayuda a encontrarle "la vuelta" a eso que duele (cuando duele)


2. La soledad en los viajes tiene mucho que ver con que poca gente que nos conoce bien "nos entiende"...


Esas personas que saben cuando te enojas, que te conocen las mañas, que recuerdan tus amores y tus historias de la escuela....


Esas personas que te entendían tanto; cuando empezás a viajar, dejan de "entenderte"... cuando le contás de tus disfrutes los celebran; pero muchas veces cuando querés contarle de tus dolores en el viaje esbozan dos respuestas que difícilmente te hagan sentir mejor: "porqué no te volvés" o -quizás peor todavía- "no te quejes de llena/o que estás en el paraíso, cumpliendo el sueño del pibe"...


Hay un lenguaje común que se transforman en dos dialectos que se encuentran, pero que de a momentos nos dejan el amargo sabor de quien sabe que no terminan de entenderle...


Y duele, y a la vez es inevitable... A los golpes toca entender que en los viajes es como en las profesiones: como yo no me puedo enojar con mi mamá artista cuando no entiende conceptos freudianos, ella tampoco se puede horrorizar cuando yo le erro en una composición o dejo un retrato con ojos chuecos... nos toca amigarnos con que no todos pueden saberlo todo...


3. La soledad en los viajes tiene mucho que ver con que poca gente que nos entiende "nos conoce bien"...


Claro!! las otras viajeras y los otros viajero sí entienden esa parte...


Pero por más cómplices que puedan ser en las andanzas por el mundo (o en los cuartos compartidos de los hostels más baratos) hay un tipo de entendimiento y profundidad que difícilmente logramos en algunos meses....


Son otros tipos de relaciones que también nos enseñan montones... toneladas diría, toneladas de las cuales varios kilos corresponden a entender que no todos los vínculos son iguales y que aunque compartimos algunos lenguajes y eso conecta; resulta que cuando viajamos nos volvemos algo así como políglotas de amores y se complica encontrar otras y otros que sepan exactamente los mismo dialectos, las mismas palabras, los mismos sentidos....


4. La soledad en los viajes suele achicarse cuando nos encontramos con gente de nuestra tierra...


Al principio de mis viajes mi intención era hacer "experiencia local", y durante los primeros 9 meses viviendo en Nueva Zelanda cumplimos a rajatabla: meses de vivir con kiwis, asiáticos, europeos....

Hasta que cuando se cumplían los 3 cuartos de nuestra estadía y sólo hablábamos español de noche al llegar del trabajo, apareció una chilena en el pueblito de 200 habitantes en el que vivía...


Sin conocerla, sin saber su nombre la abracé y le pregunté si quería un mate... cuando me dijo que sí sentí que mi extrañitis perdía la mitad de su peso...


Encontrar el balance, hacer la experienca, conocer otros relatos... y dejar a mano un aliado o una aliada para unos mates, unos tacos, una cena... Poder hablar de lo mismo, compartir un tipo de humor y unos famosos sobre los que chusmear, hace bien, alivia los dolores....


Créanme hacer un chiste y que el otro lo entienda, surce corazones rotos de distancia...


5. La soledad en los viajes suele doler menos cuando sabemos que podemos pedir ayuda...


Quien haya dicho que "sarna con gusto no pica" nunca tuvo sarna (se los dice una amante de perros que tuvo una especie de sarnilla en su infancia)...


Es verdad, probablemente si estás viajando es porque lo elegiste, si lo estás experimentando es por que es lo que quisiste, y todas las conclusiones sobre tu voluntad pueden ser ciertas.... Pero ojo que eso no equivale a que no duele de ninguna manera...


Quizás sarna con gusto pica menos, pero eso no tiene que implicar que no podamos rascarnos cuando lo haga...


A veces "cumplir los sueños" duele, a veces desilusiona, a veces nos desorienta... y lo peor que podemos hacer es negarnos la posibilidad de habitar esos dolores, y obligarnos a resolverlo a la fuerza, siempre - y únicamente- por nuestra cuenta...


Poder elegir, no tiene que ser castigado ni idealizado... Es una opción entre miles y toca habitarla de la manera que mejor nos siente... y aunque a veces poder elegir implica tener que pedir ayuda (a amigas/os, a viajeras/os cercanas/os, a la familia, a un/a profesional, a la embajada, a quien sea) de más está decir que sigue siendo un privilegio para celebrar y habitar sin culpas y torturas innecesarias...





Este es uno de los temas más sensibles de la vida de viajes, y aunque intenté ser clara y tocar temas importantes sé que en este formato de las 5 cosas eso puede quedar algo limitado... Te invito a que tomes este post no como una verdad, sino más bien como una excusa para seguir conversando para que juntas y juntos profundicemos y conectemos con eso que haga falta....


Te invito a escribirme: en los comentarios, en mis redes, en el mail....

***

Como siempre, por si te gustó la mirada que te ofrezco, te invito - si aun no lo descargaste- a descargar mi Audio Clase "4 (posibles) Pasos para emprender un viaje"( acá te dejo el link) o si andás reconociéndote en el momento de necesitar ese pedido de ayuda en el viaje, te propongo que charlemos en una entrevista gratuita de 30 minutos.





58 vistas
This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now