Buscar
  • Valentina

5 cosas que hubiese querido saber antes de salir de viaje...

Se me escapa abril entre las manos (y entre los grupos que se inician, los que siguen y los acompañamientos 1 a 1 que no dejan de aparecer) y decido acelerar el paso para cerrar este #mesaniversario con los recursos que tanto nombré publicados...


yo en algún lugar de Bali, seguramente preguntándome cómo ser "la" viajera del año....

Este post es parte de una secuencia de 5 artículos con 5 aprendizajes sobre distintos aspectos de la vida viajera que quiero compartir con ustedes...


Empiezo por lo primero, por recordarme de la Valentina que hace cinco años daba sus primeros pasos en la vida nómada, por reirme un rato de ella y por ordenar en palabras algunas de las cosas que me hubiese encantado que ella supiera.


Empecemos...


1. Me hubiese encantado empezar a viajar sabiendo que nunca es tan fácil (ni tan difícil) como te cuentan...


Mi primer viaje sin fecha de vuelta fue a Nueva Zelanda, la tierra de las Working Holidays felices... el lugar donde se supone que todo es fácil y abundante...


Y aunque efectivamente, la nación kiwi es de lo más generosa respecto a las puertas que abren a quienes llegan a trabajar sus tierras, resulta que todo tiene su dosis de esfuerzo e incertidumbre. Además, no hay garantías (ni transporte público); así que esa tan aclamada abundancia requiere de una buena dosis de determinación (y muchas veces de un auto propio).


A veces lleva una semana acomodarse, a veces tocan meses de transición: más allá del tiempo, nadie puede compartirte con exactitud cuánto eso va a costar... y salir al viaje implica descubrirlo por tu propia cuenta (y con tus propios ahorros).


Ojo, que tampoco es tan difícil como pueden contarte... ni tan imposible como dicen quienes no lo hacen...


Nuestra percepción es curiosa, y vamos mutando nuestra manera de ver con el tiempo... El punto justo es lo que no hay un "otro" que te pueda garantizar, nos toca construirlo y reconstruirlo y encontrar el que nos haga sentido (en cada momento y lugar).


2. Me hubiese encantado empezar a viajar sabiendo que no hay una única manera de "ser viajera"...


De tanto leer en blogs sobre la diferencia entre ser viajera y ser turista, empecé a viajar convencida de que había una manera "digna" de hacerlo y otra que no lo era.


Error garrafal que se pagó con más lágrimas y dolores de cabeza de los que me siento orgullosa de reconocer.


Para más detalle sobre lo que pienso de los títulos de viajera o turista, te comparto este post que hice hace un tiempo.



3. Me hubiese encantado empezar a viajar sabiendo que viajar no era una simple pausa en mi vida, sino que podía ser parte de mi proyecto vital...


Si hace cinco años me anunciabas de este aniversario, hubiese creído que estabas delirando: en aquel momento para mí esta salida era una cosa de un año (máximo año y medio) que acababa conmigo volviendo a ser Psicóloga.


Por no saber que se podía generar un estilo de viaje que incluya los viajes, mi salud y mi profesión; tomé muchas malas decisiones que me hicieron vivir durante años una versión piloto de mis pasiones y cuidados.


Ojo! la claridad que se fue construyendo en los últimos 3 años de que se podían combinar estos tres aspectos (viajes, salud y profesión) no significa que "la tengo toda clara"; sino que al menos trabajo para tener cada vez más herramientas que sostengan ese equilibrio.


4. Me hubiese encantado empezar a viajar sabiendo que no se trata de cuánto ganes sino de cómo lo gastes...


En estos años hubo momentos en los que ganaba 600 usd a la semana y otros en los que a duras penas llegaba a ganar 300 usd al mes. Y, aunque suene raro, no fue necesariamente cuando ganaba más de 2000 usd al mes cuando más ahorré (en honor a la verdad tampoco cuando ganaba menos de 300 usd).


Con el tiempo aprendí montones de maneras de achicar gastos en viajes, pero sobre todo aprendí (y sigo aprendiendo) a elegir en qué y cuándo gastar. Si lo hubiese sabido antes, es muy posible que mis 5 años de viajes tuviesen menos anécdotas de trabajos limpiando (casas, hoteles, panaderías, cafés) y varios relatos más de viajes y paseos por lugares exóticos.


5. Me hubiese encantado empezar a viajar sabiendo que siempre va a quedar algo por conocer, que nunca voy a conocer un lugar al 100%...


Allá por el 2014 y el 2015, con Iñaki (mi compañero) nos propusimos "conocer Nueva Zelanda"...Se suponía que era un país chiquito y que con un año nos tenía que sobrar...


Es cierto que recorrimos mucho, que fuimos del norte más norte al sur más sur... que recorrimos de estes a oestes, que usamos buena parte de nuestra visa para acampar en parques nacionales y caminar senderos... Y sin embargo, a medida que se acercaba nuestro momento de partir, más nos dábamos cuenta de todo lo que faltaba por ver....


Con el tiempo, y con los veintialgún países recorridos, se fue reafirmando la conclusión de que no hay tiempo suficiente para recorrer un país entero..


Hay países donde estuvimos 15 días, y países donde estuvimos girando 15 meses... y así y todo la incompletud es parte en ambos tipos de viajes.... Y aunque -a priori- puede sonar decepcionante, esta claridad nos dió una libertad impensada: no necesitamos "conocerlo todo", porque en definitiva esa es una tarea imposible...



Mientras escribo esto, me doy cuenta que hay millones de cosas que hubiese (palabra jodida si las hay) querido saber antes de empezar, que me hubiesen ahorrado mil dolores de cabeza...Intenté elegir algunas para compartirlas, con la esperanza de que lleguen a vos cuando puedas aprovecharlas (ya sea para prepararte para viajar o para -al menos- reirte de que a vos también te pasó)...




***

Como siempre, por si te gustó el tema y querés seguir leyendo, te invito a leer este post en el que hablo de los errores más costosos a la hora de viajar; y - si aun no lo descargaste, acá te dejo el link al Audio Gratuito con "4 (posibles) Pasos para emprender un viaje"






This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now