Buscar
  • Valentina

¿Realmente tenemos que viajar? Pensando en las críticas a la dictadura de viajar.



Hace unas semanas se viralizó un artículo llamado “5 críticas a la dictadura de viajar (escrito por alguien que viaja)”. En ese artículo Sebastián Defeo va desglosando una serie de mitos y supuestos en torno a la vida viajera y se anima a hablar de los puntos incómodos de la vida viajera.

En una época donde “dejarlo todo y viajar” se ha hecho un sueño popular; suena extraño que alguien se anime a afirmar que este VIAJAR que suena tan tentador no es necesariamente la cura a todos los males.

Y lo interesante, es que no sólo se anima a decirlo en voz alta, sino que se hace VIRAL. En el artículo, Sebastián nos habla de una verdad incómoda, aún en un medio donde parece que lo que todos y todas queremos escuchar es que sí se puede, que vamos a ser mejores viajando, que nos vamos a curar y ser felices en los destinos que elegimos.Y no sólo lo dice sino que además lo hace con una claridad y crudeza que no nos permite desentendernos.

Como psicóloga y viajera que trabaja acompañando a gente a concretar sus ganas de viajar, que este artículo se comparta una y otra y otra vez , no me puede ser indiferente. De hecho, que sea tan viral, me hace pensar mucho en los “deberías” que empiezan a colarse en este “sueño” que para tantos es salir de viaje, de viaje largo/solo/sin vuelta. Como si viajar fuera la nueva forma de realizarse, de ser más feliz e interesante. Como si fuera el momento histórico donde para ser “alguien” hay que salir a recorrer el mundo.

Cuando en realidad viajar es una opción de vida como cualquier otra: con y sin glamour, con y sin aventura, con y sin grandes descubrimientos. Una opción con tantos desafíos y dificultades como cualquier otra, con sinsabores y aventuras como la vida misma.

Y entonces ahí me surgen una ganas tremendas de decir que no, que no todos tenemos que viajar; que puede no llamarte, no entusiasmarte, o quizás no sea este el momento para hacerlo; y que eso no te hace menos audaz ni menos interesante.

Aunque también insisto en que si te convoca y te entusiasma, podés ocuparte y hacer que suceda. Porque sin entendemos que no hace falta hacerlo como en las películas (soltando todo y recorriendo el mundo entero) viajar se vuelve algo más cercano. Porque aun si elegís hacerlo, hay miles de opciones dentro de esa opción que pueden ser armadas y desarmadas hasta encontrar la que más se ajusta a tus recursos, tus tiempos y -sobre todo- a tus ganas.}

Que viajar también puede ser hermoso (aunque no sea como en Hollywood); que también podés ampliar horizontes (aunque eso no te garantiza ser mejor persona), y que es una forma bonita de buscar momentos de felicidad (aunque no sea la única ni la mejor).

Valentina.

Si te convoca, te entusiasma y querés encontrar la manera de viajar que se ajuste a tu momento y posibilidades, te invito a descargar mi AUDIO GRATUITO. En él vas a encontrar una serie de preguntas especialmente pensadas para ayudarte a dar el primer paso.


53 vistas
This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now