Buscar
  • Valentina

Viajar (y vivir) a mi manera



Debo confesar que a veces me siento un fraude.

Estuve terminando la presentación del Webinar del jueves que viene, y me doy cuenta de que me estaba perdiendo de algo importante. De hecho de algo que creí que tenía resuelto, pero que acá me encuentra un sábado a la medianoche, en plena escritura de un artículo completamente a destiempo.

Dejame que te cuente...

Hace un par de años, en unos meses de intensa introspección allá por el Caribe Mexicano, vengo contactándome con mi cuerpo y mis tiempos de una manera que se podría considerar más "saludable".

Específicamente, en ese tiempo descubrí muchas cosas interesantes que me cambiaron un poco la vida

  • Por un lado el minimalismo (gracias al que mi mochila ahora no sólo es más liviana sino que más fácil de usar)

  • Me animé al yoga en youtube (y desde entonces puedo llevar el movimiento que me sana con sólo cargar mi mat.)

  • Incorporé (y experimenté con) mil herramientas de productividad, me re-encontré con la palabra "propósito" como tal, y eso me ayudó a gestar esta propuesta emprendedora.

Y entre tanta cosa bonita llegó a mi vida la idea de los famosos "rituales de la mañana".

Esas prácticas hermosas, armónicas y super interesantes que realizan las "personas altamente efectivas"...

Estos rituales varían de persona en persona, y aunque muchas veces empiezan con levantarse a las 5:00am, básicamente consisten en levantarse tranquilas/os y darse un tiempo para desayunar bien, hacer ejercicio, meditar, escribir y hacer cuanta cosa sea necesaria para empezar el día bien plantada/o.

Perfecto: me encantó la idea.

Yo nunca había sido muy madrugadora ni muy mañanera (de hecho siempre estudié, trabajé y produje de noche), pero la evidencia apoyaba la propuesta: parecía funcionar y lo quise probar.

Cambio de vida.

Empecé a levantarme a las 7:30 con mucha más regularidad (quienes me conocen saben que eso es casi tan meritorio como hacerlo a las 5:00 am para una persona standard). Aprendí a desayunar a mi tiempo, y hasta logré hacer yoga cada tanto o escribir un poco en mis cuadernos al despertar.

Con esto, llegué a descubrir que las mañanas son lindas y que mi día puede ser mucho más relajado si lo empiezo tranquila. Se me abrió un mundo de posibilidades.

Hasta ahí genial: acostarme temprano, levantarme temprano; cuidar la rutina.

Ahora, resulta que yo siempre había estudiado, trabajado y producido de noche. Y aunque yo creía que era básicamente porque, como tenía hermanos pequeños, me había resignado a ocupar las únicas horas de paz que había en mi casa, parece ser que esta concentración nocturna iba más allá.

¿Por qué digo esto?

Te cuento que hacía días y días que quería terminar el bendito power point del Webinar para ya quedarme tranquila, pero no lograba concentrarme y menos conectarme con la tarea... Me dispersaba, me empezaba a ocupar de otras pequeñas cositas (que cocinar esto, que revisar aquello, que acomodar esto otro) y venía a puro postergar una tarea que me interesaba pero se estaba convirtiendo en uno de esos pendientes que molestan.

En estas semanas me la pasé intentando generar condiciones con hojas matutinas y desayunos muy esmerados para escribir durante el día; pero acá estoy -en plena medianoche- terminando por fin mi tan postergada tarea. Y aunque estoy con los ojos hiper cansados y el sueño revuelto, me siento más conectada y productiva de lo que estuve en un buen tiempo.

-Acá se horrorizan mis gurús youtubers de productividad y vida saludable: trabajando un sábado a las 2:00 am -

Y sí. Así me llegó la inspiración esta vez, y con esta llegada súbita, me recuerda que capaz que estudiaba, trabajaba y producía de noche no sólo porque era el momento de calma de la casa; sino también el mío.

Y me reconozco y reencuentro con en esta "night owl" que escribe sin parar en medio de la noche.

Y me acuerdo que a fin de cuentas, de esto me la paso hablando con cada persona que acompaño a gestionar y motorizar su viaje: no importa lo que digan los blogs, los videos, los influencers... Lo que importa es lo que a cada una/o le funcione...

Cada opción hay que conocerla, evaluarla y si nos hace sentido, pasarla por el cuerpo (hacerla en la práctica)...

Y ahí, recién ahí, decidir si nos gusta y si necesitamos adaptarla....

Con esto no quiero decir que vaya a volver de lleno a mi productividad nocturna porque me inspiro y escribo mejor; es más sigo tan fascinada con el mundo cuando recién despierta y disfruto tanto de mis versiones de los rituales de la mañana, que pretendo seguir empezando mis días relativamente temprano...

Sólo voy a intentar recordar esta potencia que hoy se me hizo evidente, y alternar mis mañanas saludables con mi versión de inspiración nocturna cada vez que me haga falta...

Sin culpas por no ser la alumna de youtuber perfecta, sin sentirme en falta por estirar los márgenes de las prácticas saludables que - en realidad- muchas veces son importadas...

Cierro este post repitiéndome lo que tanto trabajo con otros y que a veces olvido conmigo (para no sentirme un fraude como con lo que comencé el artículo): con cada proyecto, con cada tarea hay tantas maneras de hacerlos como nos imaginemos... y esta es la mía...

Y así como invito a quienes acompaño a buscar sus propias maneras y sus propios ritmos; me voy a preparar un mate y voy a disfrutar de este impulso escribidor de trasnoche: sin culpas, sin expectativas... con mates, ojos cansados, oleo 31 y mi lapicera preferida...

Perfecto, imperfecto...

Ordenadito, caótico...

Planeado o espontáneo...

Que sea lo que tenga que ser... pero que no sea definido por otros...

****************

Antes de irme a preparar el mate en cuestión, te dejo el link para que te puedas sumar al Webinar Gratuito que ya tiene una presentación preciosa lista gracias a esta trasnochada de sábado...

Nos vamos a encontrar el Jueves 27 de septiembre a las 20:30hs (arg.) para tener este Seminario Online en el que vamos a trabajar con herramientas específicas para comenzar una vida viajera que sea sostenible en el tiempo, para poder ir "del sueño al plan"...

Los títulos no son lo mío, como quizás ya notaste, así que se llama "Los 3 pilares fundamentales para una vida viajera", pero básicamente vamos a trabajar sobre cuáles son las bases fundamentales para efectivamente lanzarse a una vida nómada que sea sostenible física, emocional y económicamente.

Si te interesa inscribirte y participar de esta instancia de trabajo completamente gratuita, podés hacerlo simplemente con un CLICK AQUÍ.


9 vistas
This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now